sábado, 22 de junio de 2013

Álvaro Pombo

Al Pombo novelista lo conocen hasta los que no leen nada. Ese locuelo lleno de sabiduría e inteligencia forma el personaje público. Luego está el que más me gusta: el poeta.

"Con una delicadeza ajardinada de gabarrón y de draga
he aquí la mimosa
agarrada por fin en la jardinera penitencial de rojo barro
mi última victoria!

No he olvidado el gusto callejeante de mí mismo en un Londres anónimo
Nos abrazamos deprisa en Green Park debajo de un magnolio".

Los enunciados protocolarios, Sevilla, 2009.

No hay comentarios:

Publicar un comentario