jueves, 21 de enero de 2016

Raymond Carver



He estado entreteniéndome en la traducción de este magnífico poema de Raymond Carver, de su libro “Donde el agua se une a otras aguas”. Hay una versión de su obra poética en Bartleby Editores, que, como casi todo lo que publican, es un libro maravilloso. Se titula “Todos nosotros”, traducido por Jaime Priede.

EL PRÓXIMO AÑO (Raymond Carver)

Esa primera semana en Santa Bárbara no fue lo peor
que iba a suceder. La segunda semana él se cayó de cabeza
mientras bebía, antes de una lectura.
En el escenario, esa segunda semana, ella cogió el micrófono
de las manos del cantante y entonó su propia
canción sentimental. Entonces bailó. Y luego se desplomó
sobre la mesa. Eso no fue lo peor, en cambio. Los
encarcelaron esa segunda semana. Él no conducía,
así que le ficharon, le vistieron con un pijama
y le ingresaron en desintoxicación. Le dijeron que durmiera un poco.
Le dijeron que podría ver a su mujer por la mañana.
Pero, ¿cómo iba a dormir si no le permitirían
cerrar la puerta de su habitación?
La luz verde del pasillo entraba en el cuarto,
así como el sonido de un hombre gimoteando.
A su mujer le habían pedido que dijera el abecedario
a un lado de la carretera, en mitad de la noche.
Esto es bastante raro. Pero los polis le ordenaron
que se pusiese a la pata coja, y cerrara los ojos
y tratara de tocarse la nariz con el dedo índice.
A todo lo cual se negó.
La encarcelaron por resistencia a la autoridad.
Él pagó la fianza cuando salió de desintoxicación.
Condujeron hasta su casa hechos una ruina.
Esto no es lo peor. Su hija había escogido esa noche
para marcharse de casa. Dejó una nota:
“Los dos estáis locos. Dadme un respiro, POR FAVOR.
No me sigáis”.
Eso aún no es lo peor. Seguían
pensando que eran las personas que decían ser.
Respondían a los mismos nombres.
Hacían el amor con personas con esos nombres.
Noches sin principio que no tenían final.
Hablaban de un pasado como si realmente hubiera existido.
Se decían a sí mismos que esta vez el próximo año,
esta vez el próximo año

las cosas serían diferentes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario